Skip to main content

Opinión: La pandemia de COVID-19 solo empeorará la crisis de precios

Only-if-you-look-at-it

Crédito de la imagen: Amanda Romero y Aelish Benjamin Brown

La pandemia de COVID-19 es una verdadera crisis de salud mundial que merece toda la atención y el sacrificio que está recibiendo en todo el mundo. Sin embargo, el rápido surgimiento de esta crisis global no hace que la crisis del precio del café desaparezca. Para muchas personas y empresas, simplemente la pone fuera del área de enfoque.

A medida que los productores venden sus cultivos de café actuales, el precio “C” de Nueva York continúa rebotando entre $ 1.00 y $ 1.25 por libra. Claramente, la crisis de precios del café sigue en pleno efecto, y la especulación continua en los mercados de productos básicos o “commodities” asegurará que esta crisis continúe o incluso empeore.

Según un seminario web de la importadora:  Sustainable Harvest Coffee Importers , los consumidores de café encuentran dificultades a medida que desaparecen empleos y los ingresos se reducen, mientras que las cafeterías luchan porque los cierres y el distanciamiento social borran la demanda local. A medida que el mundo se encierra en cuarentenas, la gente seguirá tomando café; simplemente no gastarán tanto dinero en ello.

Cuando el mundo salga de esta crisis de salud, la mayor parte de la atención se centrará en las preocupaciones de las economías locales, como la restauración de empleos, la reapertura de escuelas y la reposición de ahorros.

Mientras tanto, la gente seguirá tomando café. Simplemente no tendrán la energía emocional o económica para preguntar si a los productores de café se les paga. Mirar directamente a los desafíos económicos de los demás es difícil cuando las propias bases económicas son inciertas.

Por lo tanto, la mayoría de los productores de café del mundo, que comenzaron 2020 en posiciones económicas vulnerables, saldrán de otra temporada de cosecha quedándose atrás. Cuando buscan a las redes de apoyo que tenían en 2019, puede que encuentren que muchos están ocupados con otros problemas apremiantes.

Durante los últimos 18 meses, hemos podido estimular y mantener conversaciones e iniciativas centradas en la crisis de los precios del café. Aunque hay pocos indicadores tangibles de progreso, estos esfuerzos colectivos estaban creando un potencial para un cambio significativo.

Estamos muy preocupados que la pandemia actual agote el interés colectivo en pagar a los productores adecuadamente por sus cafés, y que los mercados de productos básicos o “commodities” continúen asegurándose de que no tengamos que hacerlo. Debido a esto, las personas que cultivan nuestros cafés no se recuperarán de los efectos de la actual crisis de salud o las numerosas crisis de precios del café que viven desde hace generaciones. En cambio, se enfrentarán con más dificultades y pocas alternativas.

Si la belleza está en el ojo del espectador, entonces lo contrario también debe ser cierto. La injusticia solo es visible para quienes la miran. Y no se equivoque, la forma en que estructuramos las cadenas de suministro de café y compensamos a los caficultores es injusta. Esto está claro para aquellos que han estado prestando atención.

La crisis de salud de COVID-19 comprensiblemente ha enfocado la atención de las personas en los países consumidores de café tradicionales en sus propios hogares y comunidades aledañas. La pregunta sigue siendo, ¿Suficientes personas continuarán mirando el panorama general de la industria del café para sostener un cambio significativo?

Nosotros estamos escribiendo esto para decir que seguiremos tomando café y seguiremos prestando atención.

Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *