Skip to main content

¿Podría un pequeño caracol ayudar a salvar el café latinoamericano?

snail roya

Comunicado de prensa por la Universidad de Michigan:

ANN ARBOR — Caracol, caracol, saca tus cachitos al sol, y… ¿ayuda a combatir la plaga de la roya del café?. Un grupo de investigadores de Universidad de Michigan estaban realizando trabajo de campo en la región montañosa central de Puerto Rico en 2016 cuando notaron pequeños rastros naranjos brillante en la superficie inferior de las hojas de café afectadas por la roya, la plaga de cafetales más nefasta en Latinoamérica.

Intrigados por el excremento de caracol, los investigadores realizaron observaciones de campo y experimentos de laboratorio durante los próximos años y mostraron que el caracol invasor generalizado Bradybaena similaris, comúnmente conocido como el caracol asiático vagabundo y normalmente un herbívoro, había cambiado su dieta para consumir el patógeno fúngico que causa la roya del café, la plaga que ha devastado los cafetales en toda América Latina en los últimos años.

29892982998_1dc966493c_o-scaled

En esta foto de julio de 2018, el estudiante de doctorado de la U-M Zachary Hajian-Forooshani y el ecologista de la U-M John Vandermeer examinan una finca cafetalera puertorriqueña. dañada hace menos de un año por el huracán María. Crédito de la imagen: Levi Stroud, U-M College of LSA

Ahora, los investigadores están explorando la posibilidad de que B. similaris y otros caracoles y babosas, que son parte de una gran clase de animales llamados gasterópodos, puedan usarse como control biológico para ayudar a controlar la roya de la hoja de café. Pero como ecólogos, son muy conscientes de los muchos intentos desastrosos de la introducción de especies no nativas para el control biológico de plagas en el pasado.

“Esta es la primera vez que se describe que un gasterópodo consume este patógeno, y este hallazgo podría tener implicaciones para controlarlo en Puerto Rico”, dijo el candidato doctoral Zachary Hajian-Forooshani, autor principal de un artículo publicado en línea en enero 12 en la revista Ecología.

“Pero se necesita más trabajo para comprender las posibles compensaciones que B. similaris y otros gasterópodos pueden proporcionar a los agroecosistemas del café, dada nuestra comprensión de otros elementos dentro del sistema”, dijo Hajian-Forooshani, quien es asesorado por el ecólogo de la UM John Vandermeer, profesor en el Departamento de Ecología y Biología Evolutiva.

Vandermeer y la ecóloga Ivette Perfecto, profesora de la Escuela de Medio Ambiente y Sustentabilidad en la UM, lideran un equipo que ha estado monitoreando la roya del café y su comunidad de enemigos naturales en 25 fincas en toda la región productora de café de Puerto Rico.

Esos enemigos naturales incluyen larvas de mosca, ácaros y una comunidad sorprendentemente diversa de hongos que viven en las hojas de café, dentro o junto a las manchas anaranjadas que marcan las lesiones de la roya de la hoja de café. Hajian-Forooshani ha estado estudiando a todos estos enemigos naturales para su disertación doctoral.

“De todos los enemigos naturales que he estado estudiando, estos gasterópodos en Puerto Rico eliminan de manera más evidente y efectiva las esporas de hongos de la roya de la hoja de café”, dijo vía correo electrónico desde Puerto Rico.

IMG_3196-2048×1536

Cafetal en Puerto Rico

El principal de esos gasterópodos es B. similaris, originario del sudeste asiático y ahora uno de los caracoles terrestres invasores más ampliamente distribuidos del mundo. Tiene una carcasa de color marrón claro de 12 a 16 milímetros (aproximadamente entre medio y dos tercios de pulgada) de ancho.

En su artículo en Ecología, Hajian-Forooshani, Vandermeer y Perfecto describen experimentos en los que una sola hoja de café infectada y un solo caracol de B. similaris fueron colocados dentro de recipientes oscuros. Después de 24 horas, el número de esporas de hongos en las hojas de café se había reducido en aproximadamente un 30%.

Sin embargo, los caracoles también fueron responsables de una reducción de aproximadamente el 17% en el número de lesiones causadas por otro enemigo natural de la roya de la hoja de café, el hongo parásito Lecanicillium lecanii.

“Con los datos que estamos recolectando ahora, buscamos descubrir si hay compensaciones aparentes entre estos dos consumidores de la roya del café”, dijo Hajian-Forooshani.

En su artículo, los autores dicen que son conscientes de “los muchos intentos desastrosos de control biológico clásico” en el pasado.

Uno de los ejemplos más conocidos de estas fallas fue la introducción del sapo de caña en Australia a mediados de la década de 1930 para controlar un escarabajo que estaba destruyendo la caña de azúcar.  El sapo no solo fue completamente ineficaz para controlar el escarabajo pero además se convirtió en una plaga al multiplicarse dramáticamente en ausencia de enemigos naturales.

Por lo tanto, recalcan los autores, es demasiado pronto para saber si el apetito de B. similaris y otros caracoles que comen hongos podría aprovecharse en la lucha contra la roya del café. Una importante pregunta que aún no tiene respuesta: ¿Siguen las esporas de hongos siendo viables después de pasar por las entrañas de los caracoles?

“Los gasterópodos parecen reducir la cantidad de esporas en la hoja, pero no está claro si las esporas aún pueden germinar en el excremento”, dijo Hajian-Forooshani. “Además, no sabemos cómo aumenta el efecto de los gasterópodos en la roya del café para impactar la dinámica del patógeno en la granja o en la escala regional”.

El papel potencial de los gasterópodos en la lucha contra la roya del café en otras partes de América Latina sigue siendo desconocido. Pero los investigadores de la UM esperan que sus hallazgos en Puerto Rico estimulen más investigaciones en otras regiones cafeteras.

El estudio fue apoyado por subvenciones del Instituto Nacional de Alimentos y Agricultura del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos.

Resumen del estudio: Insights from excrement: invasive gastropods shift diet to consume the coffee leaf rust and its mycoparasite

Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *